Visitas

contadores web relojes pagina web

martes, 25 de mayo de 2010

"El sanador de caballos", Gonzalo Giner


Para hoy otra novela histórica que leí hace poco y que me gustó bastante, entre otras cosas porque introduce alguna novedad y algunos datos además de los meramente históricos y que hacen que merezca la pena su lectura. El argumento es algo original, cosa difícil entre la cantidad de novelas que transcurren en la Edad Media en cualquier lugar de Europa, que es un tema que está de moda de unos años a esta parte. Teniendo esto en cuenta no creo que sea fácil encontrar algo que haga que una historia de estas sea algo distinto y novedoso, y el autor de esta novela consigue hacerlo, dándonos una lectura amena, entretenida e interesante. Estoy hablando de “El sanador de caballos”, de Gonzalo Giner.

Es un autor nacido en Madrid en el año 1965. Estudió veterinaria en su ciudad natal y ahora se dedica a la asesoría de producción ganadera. Su primera novela es del año 2005, “La cuarta alianza” que tuvo un buen éxito de ventas y fue traducida a varios idiomas, contando con varias reediciones. Tras el éxito de esta combina la literatura con su profesión. En el año 2007 publica “El secreto de la logia” y en el 2008 está que estoy comentando. Todas ellas transcurren en el terreno de la ficción histórica. Esta tercera es un proyecto algo más personal, ya que el argumento y protagonistas están directamente relacionados con su profesión, llegando a ser casi un homenaje a todos los que se dedican a la investigación y al cuidado de los animales, sobre todo de los caballos.

La historia comienza a finales del siglo XII. Tras la batalla de Alarcos, en 1195, muchas zonas del sur de Castilla quedan dominadas por los almohades y los imesebelen, los desposados, guerreros africanos del Califa que asesinan hombres, mujeres y niños y arrasan con todas las haciendas que pasen por su camino. Diego de Malagón verá como su padre y su hermana mayor son asesinados por estos renegados, que además secuestran a sus otras dos hermanas y convierten la posada para la que trabajaron toda su vida en cenizas. No le va a quedar más remedio que huir. Lo único que va a conservar es uno de sus bienes más preciados, su yegua de raza árabe Sabba, que será su única familia. Montado en ella se dirigirá a un nuevo y desconocido destino. Como otros refugiados de la época se irá a Toledo, la ciudad más importante de la zona en la época. Durante el viaje todos sus pensamientos se concentran en una sola cosa, vengar el asesinato de los suyos y rescatar a sus hermanas que están presas en el harén del sultán. Pero lo más urgente será encontrar una forma de subsistir mientras medita sus planes. Cuando le ocurre esto parece que su vida va a terminar, pero en realidad será lo que le dé fuerzas para continuar viviendo. Su idea central será la venganza, el rescate de las hermanas y dejar para siempre de ser pobre y depender de otros para vivir. Será lo último que le diga su padre, que escape, que consiga hacer algo con su vida que le permita no tener que depender nunca más de nadie. Así llega a Toledo, una ciudad en la que conviven las tres culturas y religiones fundamentales de la Edad Media, con todos los problemas ya conocidos y algunos más, cristianos, judíos y musulmanes. Allí conoce a Galib, un albéitar, un veterinario especializado en caballos, uno de los más importantes de la zona, reconocido y solicitado por todos. Al principio Diego se muestra reticente a trabajar con él, no deja de ser un árabe, uno de la religión que acabó con su familia y con todo lo que tenía, pero si quiere salir adelante tendrá que esconder esas ideas, solo le importa hacer todo lo que pueda y todo lo que tenga que hacer para conseguir sus objetivos. Galib ve en Diego un talento natural para tratar a los animales y lo acoge como aprendiz en su casa, donde tendrá que soportar sobre todo al principio la fuerte rivalidad y oposición de Sajjad, el otro aprendiz. Poco a poco Diego va aprendiendo los secretos de la albeitería, la ciencia árabe que estudia la curación de los animales que en aquel momento eran los más importantes para los hombres, los caballos. Su objetivo es trabajar, aprender y estudiar todo lo que pueda para llegar a ser un albéitar respetado y conseguir los contactos necesarios para poder llegar a donde están sus hermanas. Pero todo camino tiene obstáculos, y el más importante aparecerá en forma de mujer. Va a sentir una fuerte atracción por Benazir, la mujer de Galib, atracción que él trata de evitar, pero ella lo persigue. Un día Galib los sorprende en una situación comprometida y, lleno de dolor, no ve otra solución que echar a Diego fuera de su casa. Los sentimientos de Galib ante esa situación son muy fuertes, ya que por un lado está la traición de su mujer y su aprendiz, y por otro el ver a Diego como un hijo que heredaría su negocio no deja de torturarlo. Así que de nuevo Diego, a lomos de Sabba, emprende un nuevo camino, sin sacar de su cabeza los objetivos centrales de su vida. Tras esto pasará por varias aventuras y situaciones. Vivirá en un monasterio costarricense en el que pretenderá aprender más, pero en el que no encontrará más que problemas. Luchará en un torneo por amor. Tendrá que enfrentarse con una plaga que mata sin remedio en la villa de Cuéllar. Sobrevivirá a una sentencia de muerte e incluso formará parte de un grupo de espías que se infiltra en el califato de Sevilla. Y participará además en la batalla de las Navas de Tolosa. Todo sin dejar de lado sus motores en la vida, ser un albéitar tan reconocido que pueda vivir de eso, vengarse de la muerte de su familia y rescatar a sus hermanas.

La verdad es que es una lectura que merece la pena. Veremos cómo los caballos son una parte fundamental de la sociedad feudal, tanto para el trabajo como para la guerra. La relación entre un caballero y su caballo de batalla es estrecha e importante y eran la parte básica de los ejércitos. Los datos que vamos a recibir sobre esto son muchísimos y muy bien introducidos dentro del argumento, no como un tratado histórico, sino como unos personajes más dentro de la historia. Las batallas están perfectamente relatadas, sin resultar nada pesadas, todo lo contrario. Son ágiles, rápidas y no se extienden demasiado, solo lo suficiente para que el lector tenga bastantes datos para imaginarlas. También queda constancia de la importancia social, el reconocimiento y el trabajo de los albéitares, una profesión desempeñada fundamentalmente por árabes, lo que será otro problema para los sueños de Diego, luchar no solo contra la pobreza y el trabajo, sino también contra los prejuicios de una sociedad que no quiere a un cristiano como albéitar. No tenían la función solamente de curar, eran también los encargados de cruzar a los animales para conseguir razas más fuertes y resistentes, y de entre todas ellas destacan los caballos árabes, siempre descritos con gran cariño y elegancia, uno de los animales más bellos del mundo.

También, como en otras obras del mismo estilo, tendremos una buena idea de la vida medieval, del poder de la nobleza, la vida cotidiana de los campesinos, los mercaderes y los hombres del pueblo, así como de la complicada y difícil convivencia entre tres religiones que eran tres formas distintas de ver el mundo. Toda esta información ya sería interesante, aunque conocida por otras obras, pero esta, al introducir las cuestiones de la medicina de los animales y cómo trata el tema, central en la historia, aporta como dije al principio, unos nuevos puntos de vista que hacen que sea algo novedoso y distinto. A ver si os gusta.

1 comentario: