Visitas

contadores web relojes pagina web

miércoles, 27 de enero de 2016

"Scorpion"


Hace tiempo que no dejo nada sobre series de televisión, así que ya va tocando. La de hoy es de esas que he calificado alguna vez como “serie de palomitas”, de esas que no pasarán de ningún modo a la historia de la televisión, que no estarán nunca en las listas de premios ni nada parecido. Es de esas que valen para sentarse delante de la tele, dejar la mente en blanco, no pensar en nada ni romperse la cabeza y pasar cuarenta minutos de total desconexión pasando un rato entretenido. La serie se llama “Scorpion” y de momento está en su segunda temporada, y no sé si tendrá más. Decir que la crítica norteamericana la “pone a caldo” igual es quedarse corto, pero en cambio la audiencia no la da la razón y se ha convertido en una de las más vistas allá en su franja horaria. Aquí no tenemos tantos datos de audiencias, sobre todo si el programa en cuestión se emite en las cadenas de pago, pero sé de gente que la está viendo y coincide conmigo en lo fundamental, entretenimiento sin ninguna pretensión más.

¿Qué es Scorpion? Pues un grupo de genios, personas con altas capacidades intelectuales, cada una con sus características, que forman un grupo que trabaja para el Gobierno como una agencia más resolviendo complicadas tramas de muy diversos tipos: terrorismo, problemas informáticos, rescates imposibles…, casi cualquier cosa que podáis imaginar tendrá su momento en alguno de los capítulos de esta serie. El grupo está formado por cuatro genios, una persona que vamos a calificar de normal y un agente del Gobierno que es la persona que dirige el grupo. Tenemos al elemento central del mismo, Walter O´Brian, una persona con uno de los coeficientes intelectuales más altos del mundo, capaz casi de cualquier cosa, pero no de comportarse como una persona con sentimientos. Para él lo único válido es el razonamiento, las cosas que se pueden demostrar de una forma empírica y todo lo que no se pueda hacer así es no válido o inútil (salvando las distancias en el tono, alguien muy parecido al Sheldon Cooper de “The Big Bang Theory”). El agente Cabe Gallo es el representante del gobierno americano y el que controla y supervisa las misiones. Conoce a Walter desde que este era un niño y se metió en los ordenadores de la NASA para conseguir unos planos para decorar su habitación. En su relación hubo momentos complicados, pero tras unos años ahora las cosas parecen más claras y mantienen una relación muy parecida a la de un padre y un hijo. Toby Curtis es el especialista en el comportamiento humano, licenciado en Medicina y especializado en siquiatría, es el encargado de controlar a la gente, de vigilarla, de intentar saber qué piensan o qué van a hacer, solo un gesto le vale para hacerlo y no suele equivocarse. Happy Queen es la especialista en mecánica, capaz de hacer cualquier cosa con lo que tenga a mano (casi como un McGyver en versión femenina). Y el último de los genios es Sylvester Dodd, un portento de los cálculos, la matemática y la informática, capaz de realizar los cálculos más complicados en cuestión de segundos. Además de ello es una persona con gran cantidad de problemas de comportamiento y de relación, lleno de fobias y manías. Walter lo acogió bajo su tutela algunos años antes del momento en que empieza la serie, ya que tuvo que marcharse de su casa por su mala relación con sus padres. Y el elemento femenino y que da cohesión a este grupo es Paige Dineen, la madre de Ralph, un niño superdotado al que le cuesta comprender. Al principio de la serie trabaja como camarera en un café en el que se desarrolla el primer episodio y tras este formará parte del equipo como la persona que puede enseñar a este frío grupo a comportarse con la gente, a tener algo más de empatía con los demás y con ellos mismos. Además de esto ellos la ayudarán a entender a su hijo, a ayudarlo para que él pueda comprender mejor cómo es y cómo puede comportarse para poder llevar una vida más normal y con menos problemas.

En cada capítulo tendrán que llevar a cabo una delicada y peligrosa misión que los enfrentará con todo tipo de problemas y desafíos de todo tipo, tanto físicos como intelectuales. Desde enfrentarse a terroristas internacionales a rescatar a un niño que se queda atrapado en una cueva submarina mientras sube la marea. No esperéis nada de realismo en estas historias, son increíbles y en ocasiones hasta poco lógicas, pero están desarrolladas de una forma muy entretenida y haciendo que mantengas la atención para poder ver cómo resuelven todos los problemas. Además todo ello aderezado con momentos de humor intrascendente y muy normal, tanto que hará que sonrías más de una vez. Como dije es de esas para ver y pasar el rato, no soporta un análisis profundo, pero creo que los que la hacen tampoco buscan eso, solo entretener sin nada de nada más. Y creo que lo consigue, por lo menos en casa para alguna de esas noches de cansancio en las que uno quiere perderse sin pensar en nada es lo que usamos.

Tampoco los actores son nada del otro mundo. El más conocido es el que interpreta al agente federal, el actor Robert Patrick, al que todos recordaremos como el enemigo acérrimo de Terminator. En el resto hay altibajos. El que interpreta a Walter quizá sea demasiado hierático y poco expresivo, pero quizá sea lo que se busca para reflejar a ese genio con problemas para entender el comportamiento humano. Las chicas no están mal tampoco. Pero de todos me quedo con dos. Toby es uno de los más originales y simpáticos, jugador empedernido (favorecido por sus facultades para analizar el comportamiento de las personas) y siempre con un tono entre irónico y sarcástico que pone la nota de humor más de una vez. Pero mi favorito y el que tiene quizá un personaje más lucido por su forma de ser es Sylvester, el genio del cálculo, con una forma de ser que incluso va cambiando un poco a medida que se desarrolla la serie. Para mí el más destacable tanto en interpretación como en el personaje en sí.

Al principio de la serie dice que está inspirada en el personaje real de Walter O´Brien, que además colabora de alguna manera con la misma. Del tal Walter se dice que consiguió 197 puntos en un test de inteligencia, lo que lo convertiría en una de las personas más inteligentes del mundo. También parece cierto que de joven entró en los ordenadores de la NASA y algunas historias más. Posteriormente fundó “Scorpion Computer Services”, que en teoría y entre otras cosas trabaja como asesor de seguridad para el gobierno americano. No quiero extenderme más con esto porque entre otras cosas hay serias dudas sobre la veracidad de todas las historias que circulan a su alrededor. No figura en las listas de las personas más inteligentes porque no se conserva ninguna prueba documental de todas estas cosas, así que nos lo creemos o no, ahí queda.

Lo dicho, una serie sin ninguna pretensión intelectual ni casi de ningún tipo, solo para desconectar durante un rato y perderse en unos argumentos increíbles y en ocasiones algo delirantes. Con unos personajes curiosos y muchas veces con datos más que interesantes, tanto a nivel curiosidad como en temas científicos. Sentarse en el sofá, encender la tele, ver el capítulo e irse a la cama con la cabeza descansada, que tampoco está nada mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario